La Culpa

No hay comentarios

La culpa viene provocada por una acción u omisión que genera un daño a otros y por el cual sentimos ser responsables. Es más perniciosa cuanto más opera a un nivel inconsciente y nos hace actuar para reparar el supuesto daño seamos o no los causantes. Lo cierto es que nos sentimos responsables de un mal perpetrado, y seamos en su origen los genuinos y legítimos responsables, hemos interiorizado esa culpa como un estar en deuda eternamente al percibir que hay deudas impagables.

Lo impagable es lo que no admite reparación, y nos tiene eternamente compensando a la víctima para subsanar el agravio. Así es cuando, la deuda generadora de culpa nos convierte en esclavos y actuamos en vistas a mitigar ese sentimiento de ser el malhechor, de merecer lo peor, que menoscaba nuestra autoestima y nuestro derecho a la dignidad. Eso, sí es haber cometido un pecado original que nos ha expulsado del paraíso, ese fue el castigo de Dios, ese es el origen de la culpa, del pudor, de la vergüenza. Así tendremos que ganarnos la vida eterna, expiando la culpa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s