Vida

No hay comentarios

¡Tanta vida se nos derrama bordeando el  alma! Y acongojados solo nos queda un llanto indiscriminado que brota y rebrota sin límite. ¡Tanto sentir sin  un sentido diáfano! ¿Cómo no lagrimear ante la posible pérdida de una vida repleta de nada? Extraviada  si no logramos atisbar un horizonte. Mermada de valor si su fin no conduce más que al olvido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s