Etiquetas

La política hace ya tiempo que menguó su naturaleza moral porque, aunque siga presente, sin ninguna credibilidad ni legitimidad en los discursos políticos, su presencia es un ornamento necesario, vacío y proferido sin ninguna convicción.