Etiquetas

Si el rechazo se produce culpabilizando al otro de impostor, la reparación es una quimera ya que se atenta contra la honestidad del “acusado”. Queda en depósito un dolor tal vez custodiado por el rechazado que siente no ser fiable, no ser valorado y la ausencia de quien fue para él alguien significativo.