Las bibliotecas hablan

No hay comentarios

En la biblioteca personal los libros deberían estar ubicados cronológicamente, es decir según su propietario los ha ido adquiriendo, catalogados por fechas y, a poder ser con una breve reseña de la lectura que se hizo de él en cada momento. De esta forma tendríamos una radiografía sincrónica del pensamiento y los cambios significativos que ha ido experimentando ese sujeto. Que podríamos haber sido nosotros mismos,  y que hoy darían cuenta del porqué no miramos el ocaso con la misma ternura, ni el amanecer con esos ojos ávidos de incertidumbres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s