Etiquetas

Los inmigrantes, absorbidos por la tierra de acogida, prefieren perder la identidad del colectivo del que procedían a ser escupidos. Nada causa más terror que la vuelta a la penuria, cuando ya se dejó atrás.