La melancolía es una enredadera agazapada en cada nervio emocional que se esparce como una víbora hasta envenenar el alma entera. De ahí, que sea un estado de tristeza vital que pasa a normalizarse sin que el sujeto pueda ya discernir otra manera de “estar”.