La cadencia de quien vive contrasta con la decadencia de quien existe. Ambas con la placidez de los reposados.