Nos hallamos sin más criterio de veracidad que la memoria, esa distorsionada criatura que se entrega al olvido.