Desprotegidos e inermes nos lanzamos al mundo, como quien se estrecha en los brazos de su madre, confundidos por aquello de la madre tierra e ignorantes de que es la que nos cubre gustosa en el sepelio que nos consuma.