Ser valiente requiere prudencia, para que el coraje no nos convierta en temerarios.