Los desencuentros con excesos verbales conllevan reacciones desorbitantes.