Etiquetas

,

Mi lado izquierdo es peculiar. Formando parte de un cuerpo regido por un cerebro preeminentemente diestro, es el más hábil con diferencia para la práctica de cualquier deporte con balón. Nimiedad. Lo verdaderamente curioso es que ha cumplido la función de trastero vital, lo cual le ha permitido somatizar los despojos mediante una doble fractura de tibia y peroné, una fractura del dedo corazón, otitis agudas con perforación de tímpano, tendinitis y calcificación del hombro, esguince en el tobillo,…y creo que no dejo nada en la recámara. Debería reconocer que mi lado izquierdo, que bambolea algo dolorido, me ha salvado la vida. Se ha ido desmenuzando a pedacitos para evitar que la que se fragmentara sin remedio fuera yo. No hace falta decir que mi perfil bueno es el derecho, porque ya sabemos aquello de que las apariencias engañan.