Los siniestros y el mal

No hay comentarios

Los siniestros, frívolos y tendenciosos, son propensos a lo funesto porque  embisten al otro a realizarlo. Solo desde la distancia, se puede banalizar el mal (aunque Arendt considerara otras circunstancias) ya que hundido en las aguas pantanosas de su realidad, provoca desconcierto, pavor, desata el instinto de supervivencia y el absurdo de toda guerra. Tan solo, los vómitos y la sangre propia o ajena  son hechos constatables, que nos devuelven el sentido: quién decide hacer la guerra y quien acude a ella y la sufre.

Por tanto, a los siniestros que banalizan el mal sumerjámoslos en arenas movedizas para que mesuren la situación con la frivolidad que les es propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s