Etiquetas

,

Existe una planicie, la cual se avista desde cualquier ángulo, vacua que representa la oquedad que resta tras el desprendimiento de un ligamen casi visceral y vital.  No procede dejar espacios que enmarquen las ausencias, sino reordenar la geografía interna para llenar de mar bravo lo desértico.