Sacrificio

No hay comentarios

El sacrificio nunca es objeto de la veleidad. Sus naturalezas antagónicas, la renuncia por el otro, o el yo como lo sacrificial por una parte, y lo antojadizo y volátil por otra, se autoexcluyen como condición de posibilidad.

Así, solo la voluntad firme puede elegir el sacrificio como acción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s