Etiquetas

,

El sacrificio nunca es objeto de la veleidad. Sus naturalezas antagónicas, la renuncia por el otro, o el yo como lo sacrificial por una parte, y lo antojadizo y volátil por otra, se autoexcluyen como condición de posibilidad.

Así, solo la voluntad firme puede elegir el sacrificio como acción.