Etiquetas

, , , , ,

Abd Alkader Habak, antes que fotógrafo, es un humano herido de horror,  por el estallido que demolió el convoy que transportaba evacuados de la zona de Alepo. Pocos hubieran hecho lo que él hizo. Desprenderse de sus vestiduras de reportero, perderse instantáneas susceptibles de ser premiadas, y lanzarse a salvar a niños atrapados por la muerte en llamas. Tras abrazar a la vida unos cuantos pequeños hundidos en el pánico, Abd cae arrodillado y cede al llanto de la rabia y la impotencia, acaso de no poder con tanta brutalidad e ignominia. No perdió la cámara, sino las ganas y la esperanza.

Otros estuvieron ahí  para fotografiarlo a él  y  recibir el premio.