Etiquetas

, , ,

El olvido suele ser una quimera que con afán se torna obsesivo y con desdén una añoranza melancólica. No existe pues olvido a base de voluntad, ni por motivo. La memoria arropa con apego lo que sería deseado amnésico.