Etiquetas

, ,

Palpitamos el eco de lo que nos conmueve y su reverberación nos induce a indagar las oscuras razones que sitúan lo pernicioso en la cima del poder. Esa geografía social yace en la génesis de la injusticia y su perpetuación, unos la padecen, otros la disfrutan y algunos, los que palpitan por reverberación de la injusticia y se dicen filósofos, tienen a mi juicio, el deber de desenmascarar las auténticas razones que dinamizan ese mapa inhumano.