Etiquetas

,

Mientras escaseen las noches para dormir la existencia, y sobren los días para reincidir en el monótono argumento que nos permite, de la luz, volver a la oscuridad de la inconsciencia bendita, nada de cuanto hagamos alargará las noches y decrecerá los días; o por el contrario, tampoco surgirá un gesto único que venza el refugio oscuro y busque la luz del día. O un acto fulgurante dispuesto a cegarse de esplendor, no a, no ver de agonía.