Etiquetas

,

El vínculo político es siempre un interés a negociar, que se ajusta más a un pacto o contrato. La ingenuidad hizo al hombre creer que un poder concentrado y consentido respetaría ningún acuerdo, más que las propias ansias explícitas o solapadas de dominio y manipulación de los individuos, que huidos de la naturaleza sin ley se hundieron en la selva de la cultura de la ley del poder.