Etiquetas

, , ,

La calcificación del alma, que se deshidrató de llanto oculto, puede aparecer como insensibilidad ante lo que acontece en un mundo satanizado. Lo opuesto, la fragilidad casi enfermiza ante la amenaza de seguir soportando semejante infierno.