El resto de la vida

No hay comentarios

Si para lo que resta de vida hubiéramos de elegir dos deseos que no quisiéramos que se apagaran nunca, hasta el respingo final, sin duda abrazaría iluminar intensamente el deseo de amar –ese por el que podemos seguir vivos aunque la vida no tenga sentido- y el de leer –ese que nos engrandece de otros más vivos que nosotros- Quizás deseando amar, nunca consiguiéndolo, y leer, a los grandes que son los más sufrientes, tengamos un resto de la vida más digno.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s