Etiquetas

, , ,

La ira es un torbellino desbravado imposible de refrenar cuando el daño reavivado sangra impotente.

Tras la ira, la culpa por equivocar el objeto de evacuación.

Y así, ese ciclo redivivo oscilando de la rabia destructora al temblor.