Etiquetas

, ,

La banalidad de ser una hormiga se nos antoja tremendamente atrayente cuando ser un humano deviene excesivamente contundente.