Etiquetas

,

Un rincón de una taberna deslucida, habitada por aquel al que no le pertenece ya lugar alguno, estando mientras esté sin ninguna conciencia. Esa es la derrota mísera y ostensible de quien no pudo con la vida.