Etiquetas

, , , , ,

Si  la respuesta de quien consideras amigo, decae reiteradamente entre la ausencia y la aparente indiferencia es que acaso carezca de capacidad emocional para dar más. O bien, esté tan circunscrito a su ego, que la alteridad sea siempre mirada desde sí mismo, sin otra posibilidad. En vano será el esfuerzo, tras el perdón, de rehacer el vínculo dañado, porque se asemeja la historia a un círculo vicioso inalterable.