Etiquetas

,

Que Dios sea real, brille por su ausencia y su atronador silencio en el mundo, resulta relevante para los humanos, que no una novedad empírica, pero una puta mierda, porque espectadores pasivos sobran.