Etiquetas

, ,

Los grandes demagogos, como líderes populares, han derivado siempre en decepcionantes farsantes.