Etiquetas

,

Nunca está todo dicho, ni escrito. Quedan resquicios insospechados en el atardecer, que se desvelan en la singularidad, la univocidad y la voluntad tenaz de no renunciar a búsqueda alguna.