Aforismos

Aphorismós, palabra griega que significa leer y que ha derivado en nuestro término Aforismo, se refería en su origen a las reglas escritas por el médico Hipócrates, en lo que se ha conocido como el juramento hipocrático, base de los códigos deontológicos actuales. Así, surgieron con el propósito de orientar la actitud y la conducta en la ciencia, y por el contexto en las artes en general, suponemos que por una necesidad de adaptar el conocimiento a un buen uso. Hoy en día, por mucho debate ético que pueda realizarse al  respecto, parece que el final está sentenciado, y no por aforismos hipocráticos.

Lo cierto es que con los siglos el contenido de los aforismos se ha transformado hasta ser de lo más dispar, precisamente porque lo atractivo de estas sentencias actualmente es que son de tema libre. Ahora bien, de eso, por lo que apuesto gratamente después de haber leído a grandes maestros del aforismos –Cioran, Hugo, Gracián, Nietzsche, Ludwig Josef Johann Wittgenstein, Gilbert Keith Chesterton, Borges,…- a pretender reducir los denominados twists a la nueva forma postmoderna-tecnológica de aforismo creo que hay un abismo que denuesta la calidad literaria de los que han cultivado esta forma de escritura, hábil, ágil, concisa y compleja.

En consecuencia, me congratulo que los aforismos sean esas sentencias críticas que, de forma sucinta, puedan despertar tempestades. A la vez que rechazo cualquier atisbo de asimilar esos escritos de 146 caracteres –o alguno más poseen ciertos usuarios- a ningún tipo, sistemáticamente, de escrito literario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s