Etiquetas

, , ,

El silencio nocturno musita las ausencias de los que ha seducido el sueño. Así, quien en vigilia siente ese susurro se siente protegido de mirada alguna, presente entre la ausencia que dormita, sosegado y seguro para ser quien es sin tapujos, ni consideraciones ajenas.

Acaso los insomnes sean zombis escudriñando su cobijo en el mundo.