Etiquetas

Sabiendo, como sabemos, que la realidad es implacable porque no se aviene a sucedáneos, insistimos en idear imposibles.