Etiquetas

, , ,

En el ingenuo candor de un infante riendo desde lo más hondo de sí, el mal queda aniquilado. No hay escena más bella, limpia y terapéutica que ésta, en un entorno tan deshumanizado, constituyen el último baluarte de una civilización despiadada y maligna.