Etiquetas

, , ,

El término penetración posee un sentido siempre abrupto y agresivo. Su uso es diverso y aplicable a variedad de contextos. No obstante, no deja de inquietarme el hecho de que para referirnos a la cópula sexual –unirse o juntarse sexualmente- haya prevalecido el uso de este término, penetración, que lleva incorporado el órgano sexual masculino y que, parece ser, es el que actúa y el relevante. La mujer es la penetrada pasiva que recibe la acción abrupta y agresiva del penetrador.

Después nos preguntamos de dónde proviene la cultura del dominio masculino; éste es solo un detalle más, algo hiriente.