Etiquetas

,

Quien fantasea sobre virtudes sin poseer ninguna, de hecho, es como quien sermonea con autoridad sobre Dios, del que lo máximo que puede es dudar.