Etiquetas

,

Ese sonido grave de un viento que no cesa ya desde hace días, y repiquetea en las ventanas y puertas, se me antoja una severa advertencia, un recordatorio de que todos somos igualmente vulnerables y que nadie está a salvo de lo que no depende de él. Para los arrogantes que dormitan protegidos por el capital y el sudor ajeno.