Etiquetas

, ,

Vivimos atacados de espanto por una amenaza que reiterada asoma por los rincones.  Nada cambia, solo parece transformarse para no ser más que lo mismo. Se reinicia el proceso que por cotidiano derivará en ramplón: una representación burlesca.