Etiquetas

,

Hay paraísos fiscales y luego otros virtuales, en los que puedes seguir siendo lo que eras, lo seas o no. Si los primeros te dan beneficios crematísticos en negro, los segundos te hacen real en color en el lugar elegido, y a partir de ahí parece que casi todo es posible, solo se necesitan creyentes de órdago fieles por toda la eternidad.