Etiquetas

, , ,

Quien asevera que la reparación del daño parental no es posible, lo haga quizás porque la experiencia le indique que eso equivaldría a regalarle otra vida, opción ahora sí imposible.