Etiquetas

, ,

La experiencia indica que la distancia entre dos puntos  nunca es una línea recta, sino un serpenteo agitado hasta culminar el punto final que, una vez hallado, nos induce a preferir asuntos matemáticos más realistas.