Etiquetas

,

En los prolegómenos de cualquier giro significativo en la vida, se turba la vista, las palpitaciones se superponen y el pulso se confunde, por su temblor entre el miedo y la premura.