Etiquetas

,

Nada más errático que la singladura hacia la propia identidad, aunque del todo irrenunciable.