La imagen, ser, aparentar

Que alguien  no sienta ningún tipo de satisfacción retratándose puede situarlo como un “fuera de su tiempo” o, quizás más apropiado, como alguien que no se reconoce en una imagen gráfica de sí mismo. Aun habitando una cultura más de instantáneas que de palabras –la imagen fluye con rapidez, la palabra perdura aunque con más lentitud pueda fluir su significado- la resistencia o incapacidad, para verse como uno mismo en una fotografía, surge de la convicción de que el sujeto es un ente complejo que está siendo, sin poder ser reducido a su materia corporal y que, por tanto, no puede ser captado con plenitud por ningún artefacto tecnológico que rebusquemos entre tacto avance. Ahí, existe un hacer primitivo con un poder mucho mayor: el Arte.

Así, quien huya repulsivamente de reproducciones tecnológicas puede por el contrario  rendirse a un retrato pictórico de un Artista capaz de captar más que su cara, su rostro.

Lástima que en estos tiempos, interesa aparecer y ocultar, porque al contrario de lo que se dice, entiendo que quienes están vacíos acabarán sintiendo el desgarro. Nunca juzguemos a las generaciones que han heredado la ponzoña que les estamos dejando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s