Etiquetas

, ,

Frente al mar, la muerte es un plácido horizonte en el que desintegrarse silenciosa y sigilosamente. Una invitación explícita a naufragar irónicamente, con un guiño, una sonrisa y un suspiro de liberación acompasado.