Etiquetas

La lluvia y el frío nos atenazan, aunque mayor es la opresión en el pecho del llanto helado sin pronóstico a la vista.