Etiquetas

Lo más trágico de creerse conocido por sí mismo, es haber negado ese monstruo que todos alojamos y que brotará de la lenta metamorfosis que Kafka condensó en un habitáculo.