Etiquetas

La dignidad solo puede perderla uno mismo. Los demás pueden ultrajar y cosificar, pero esas acciones arrebatan la dignidad de los que las perpetran, no de sus víctimas.