Etiquetas

, , ,

La podredumbre de humanos que para su satisfacción sexual vejan, humillan y descarnan la vida de sus víctimas se extiende por todas las capas de la sociedad. Unos consumen sin mirar atrás, otros comercian con personas como si fueran ganado, y muchos se benefician de sobornos y amenazas, o en su lugar se enriquecen encubriendo el negocio.

La mayor parte de víctimas mujeres y niños, de abusadores y violadores hombres, a menudo, de vida intachable. ¿En qué mundo vivimos?