Etiquetas

Lo más revolucionario que se puede imaginar es reventar las cloacas del Estado, todos y cada uno de sus recodos. De todo Estado. Del orden mundial. Quizás así se den la condiciones para que florezca algo sin las raíces podridas.